QUIENES SOMOS


LA CASA


APARTAMENTOS


ENTORNO


ACTIVIDADES


GALERÍA


LOCALIZACIÓN


CONTACTAR


TARIFAS


OFERTAS



Traductor:
EL ENTORNO

El Centro de turismo rural la Coruja del Ebro se enclava en la zona de Campoo los Valles en el Sur de Cantabria.
En concreto nos encontramos en Sobrepeña (Valderredible) lindando con las provincias de Palencia y Burgos lo que permitirá al visitante disfrutar de tres zonas con marcado carácter.

A tan solo 15 minutos del espectacular pueblo de Orbaneja del Castillo, lugar de referencia de los Cañones del Ebro.
No olvidarse tampoco de la Cascada del Tobazo, Valdelateja, Pesquera de Ebro....

La conjunción de estas tres grandes zonas con marcado carácter nos permite ofrece al visitante la cultura e historia que atesora Valderredible y su gran concentración de arte románico con su máximo exponente San Martín de Elínes, las bellas vistas naturales de Monte Hijedo o la montaña Palentina y la actividades de turismo activo que podremos desarrollar a lo largo de los cañones del Ebro hasta llegar a Burgos.

HISTORIA Y CULTURA

Para los que disfrutan viendo la historia en directo Campoo los Valles es una magnifico escenario, ya que en Valderredible es la zona con mayor concentración de arte románico de España aunque no hay que olvidar las sorprendentes iglesias rupestre pre-romanas o las ruinas romanas de Camesa en Rebolledo donde podremos disfrutar visitando los restos de una villa romana.

TURISMO ACTIVO

Para los más deportistas y aventureros en La Coruja del Ebro hemos conformado diferentes actividades que van desde el senderismo a la orientación, todas ellas planeadas por Oscar que es el propietario de la Coruja y educador en el Centro de Educación Ambiental Caja Cantabria. Pero también podemos ofrecerte la contratación de otros servicios como hidrospeed, rutas a caballo, viajes en globo, escalada, golf, treeking y otras muchas actividades. Si te gusta la nieve podrás disfrutar de ella en la cercana estación de Alto Campoo.


HISTORIA DE VALDERREDIBLE

Podemos suponer una ocupación humana de Valderredible desde hace un millón de años por su cercanía a los yacimientos de la Sierra de Atapuerca; pero lo cierto es que los primeros indicios de presencia humana corresponden al Paleolítico Superior.

En el Neolítico y Edad de Bronce tenemos manifestaciones de la actividad humana en Valderredible con numerosos vestigios encontrados: las hachas planas de Salcedo, dólmen de La Cabaña en Sargentes de la Lora, menhir Lanchahincada de San Martín de Elines, pinturas y grabados del Abrigo del Cubular, ídolo de Ruanales, grabados en el entorno del Monte Hijedo, etc.

Valderredible y su entorno no estuvo muy romanizada con excepción de las ciudades y villas, y tras la caída del imperio se volvió a formas de vida anteriores. Monjes eremitas se instalaron desde el siglo VI en Valderredible, extendiendo desde aquí el Cristianismo por Cantabria.

Valderredible constituyó un importante foco de peregrinaje con su máximo representante en la figura de San Millán. Los primeros evangelizadores se encontraron aún con tribus cántabras reconstituidas después de la pérdida de influencia del imperio romano y que poco después serían incorporadas por Leovigildo al reino visigodo.

Los primeros monasterios fundados entre los siglos IX al X fueron transformándose en colegiatas románicas como sucedió con San Martín de Elines. Se configura en Valderredible uno de los grandes focos del románico siendo la colegiata de San Martín de Elines el más claro ejemplo de su esplendor. Valderredible constituye en sus inicios parte integrante del camino de Santiago cuando las tierras al sur eran todavía inseguras.

En los libros “Becerro de las Behetrías (1351)” y en el “Apeo (1404)” se comprueba la evolución desde un régimen señorial dominado por los monasterios de Cervatos y San Martín de Elines, a un dominio compartido con los linajes locales de apellidos como los Calderón, Hoyos, Villalobos, etc.

En 1835 se creó el actual Ayuntamiento desestimándose finalmente el segmentarse en dos, "Valderredible de Abajo" y "Valderredible de Arriba", aún hoy conocidos como “vallucos” y “matorrizos” respectivamente. Finalmente, Polientes quedó como capital de Valderredible integrado en el partido judicial de Reinosa.

En el siglo XX, se vivieron tiempos de gran violencia. En 1936 durante la guerra civil española, el frente de combate se situó durante más de un año en Valderredible con durísimos combates en la zona de la Lora. El ejercito del Bando Nacional vio dificultado su avance hacia Valderredible desde el sur por lo que finalmente avanzó a través de El Escudo y Reinosa hasta tomarlo.

A partir de los años 50 y 60 se produce la emigración masiva hasta llegar a perder a lo largo del siglo XX el 85,7% de su población. Los vecinos abandonan sus pueblos para trabajar en zonas de auge industrial como Bilbao, Santander o Madrid.